RSS

Cobertura en educación superior

09 Oct

En medio de la actual discusión en educación superior quisiera hablar por quienes no están representados, por aquellos jóvenes que no acceden a estudios superiores, particularmente, los más desposeídos.

La encuesta Casen del 2009 muestra que si bien la cobertura en educación superior es de casi un 40% de los jóvenes entre 18 y 24 años, para el quintil más pobre ésta alcanza sólo a un 22,7%, mientras que para aquellos más ricos, es de un 67,8%. Si consideráramos como meta alcanzar al menos un 40% de cobertura para todos los quintiles, habría un total de 150.000 alumnos esperando.

En consecuencia, algo realmente importante es dar acceso a esos miles de jóvenes asegurándoles libertad de elección dentro de una oferta diversa y de calidad. ¿Cómo hacerlo? Pareciera que por razones de costo y requisitos de admisión las instituciones que más podrían contribuir son los institutos profesionales (IP) y los centros de formación técnica (CFT). Consistentemente con lo anterior, una de las debilidades del país es la carencia de técnicos que permitan sustentar su desarrollo. Así lo han hecho ver comisiones presidenciales y la misma Ocde. Sin embargo, la encuesta Casen muestra que avanzamos en sentido contrario: si en 2003 por cada 100 personas (entre 25 y 34 años) formadas en IP o CFT había otras 133 con formación universitaria, en 2009, esta última cifra aumentó a 182. Lo alentador es que esta tendencia debiera revertirse, dado que la matrícula de los IP y CFT ha experimentado un desarrollo significativo, con  crecimientos anuales cercanos al 15% en los últimos tres años, mientras que las universidades lo han hecho en torno al 5% anual.

Sin embargo, preocupa cómo la discusión pública sobre la educación superior se ha centrado en los medios, en este caso, el lucro y la dependencia de las instituciones que forman parte de ella. Haciendo un análisis de las estadísticas entregadas por el Ministerio de Educación, en Chile existen 107 IP y CFT, 18 sin fines de lucro y 89 con fines de lucro. Los primeros tienen una matrícula total de 107.172 alumnos (85,4% provienen de colegios municipalizados (CM) o particulares subvencionados (CPS), registrando un aumento del 34% en los últimos tres años. En cambio, los con fines de lucro, su matrícula total asciende a 243.389 alumnos (86,8% provienen de CM ó CPS), con un crecimiento de un 56% en igual período.

Si bien hay grandes desafíos en materia de calidad que deben ser abordados a la brevedad, ello no justifica desconocer la contribución que han hecho los IP y CFT (con y sin lucro) a la formación de nuestros jóvenes y al desarrollo del país. Cualquier propuesta debe partir acogiendo esta realidad, ya que ha sido un sistema que ha generado incentivos suficientes para hacer crecer la oferta (a pesar de las desiguales condiciones de financiamiento estudiantil), ha permitido la libertad de elección de los alumnos, ha fomentado una diversidad de propuestas educativas y, mediante las correcciones necesarias, podría incentivar el desarrollo de la calidad. En consecuencia, es un sistema que podría dar tal cobertura a esos 150.000 jóvenes no representados.

Rodrigo Fernández, asesor en educación superior
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 9 octubre, 2011 en Opiniones Expertos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: