RSS

El termómetro de la crisis educacional

09 Oct

Las movilizaciones mantienen fuerte apoyo en la opinión pública, pese al cambio en el clima político que provocó la tragedia de Juan Fernández y a que por primera vez -desde julio- la adhesión a las protestas cayó seis puntos. Los encuestados creen que lo prioritario es mejorar la calidad de la educación, independiente de si las instituciones obtienen lucro.

Niveles de apoyo del movimiento

Por tercer mes consecutivo, el Centro de Encuestas La Tercera realiza una medición sobre el impacto que tiene en la ciudadanía la crisis educacional. Según el estudio, las movilizaciones cuentan con el respaldo del 69% de los encuestados, disminuyendo siete puntos respecto de agosto, mes en que el movimiento obtuvo su peak de apoyo. En paralelo, el segmento mayoritario cree que los estudiantes deben mantenerse en paro hasta obtener sus demandas (56%). En consonancia con esta postura, el 63% justifica que se mantengan movilizados.

El movimiento baja por primera vez desde julio, aunque mantiene altos índices de apoyo. El actual escenario es producto tanto del cambio del clima político provocado por la tragedia en Juan Fernández como del comportamiento de los estudiantes luego que sus dirigentes sumaran sus demandas al paro nacional convocado a fines de agosto por la CUT.

Lucro versus calidad

El estudio revela un contrapunto respecto de los principales nudos que ha evidenciado el conflicto entre los estudiantes y el gobierno: la calidad de la educación y el rechazo al lucro. Al igual que en

las dos mediciones anteriores, los entrevistados creen -en una proporción superior al 70%- que el lucro perjudica la calidad de la educación que se imparte. Un juicio parecido que ya se había reflejado en la encuesta CEP publicada en agosto. Sin embargo, enfrentados a la disyuntiva sobre cuál es el aspecto más importante en la discusión sobre la educación, para el 62% de los encuestados el eje debe estar en mejorar la calidad de la educación, independiente de si la institución obtiene o no obtiene lucro. Esa percepción es coincidente con la estrategia del gobierno, que busca centrar el debate en fórmulas para garantizar la calidad, reducir el endeudamiento y descomprimir los costos de la educación universitaria.

Desempeño del gobierno

Julio y agosto representaron los peores índices de aprobación para el gobierno de Sebastián Piñera. Tanto Adimark como el CEP situaron el apoyo del Presidente bajo la barrera del 30%. Un índice que tuvo correlación en materia educacional: en el sondeo del Centro de Encuestas La Tercera el respaldo a la gestión presidencial en este rubro se situó en 22% y 21%, respectivamente. Septiembre, sin embargo, marcó un repunte (27%), que se extendió a la evaluación respecto del rol del gobierno en la mantención del orden público durante las manifestaciones, que subió de 12% a 20%. Un alza que también ha sido medida en La Moneda, donde vinculan el fenómeno al efecto provocado por el accidente aéreo en Juan Fernández, que rompió un espiral de encono contra la figura del Mandatario. Para Bulnes, en cambio, el protagonismo que debió asumir en la crisis le hizo caer cinco puntos.

Desempeño de los dirigentes

En las últimas semanas, los rostros más visibles de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) no sólo han debido lidiar con la fuerte ofensiva desplegada por el gobierno, sino también con las críticas provenientes de los sectores más radicales de la propia entidad que representan.

En La Moneda hay ministros que creen que el desgaste de los dirigentes estudiantiles es inminente, y que por eso el gobierno sólo debe esperar para hacer pagar costos al movimiento.

Este desgaste, sin embargo, no se percibe en el sondeo. La aprobación a la presidenta de la Fech, Camila Vallejo, se mantiene casi inalterable (sube de 68 a 69%), mientras que el timonel de la Feuc, Giorgio Jackson, marca 73% de respaldo en su primera medición. La dirigencia universitaria y la secundaria, en tanto, suben 2 y 3%, respectivamente, respecto del sondeo de agosto.

Demandas sobre soluciones

Los encuestados les reconocen a los estudiantes el diagnóstico sobre la situación educacional, aunque no los consideran los más idoneos para proponer soluciones al problema. Ante la consulta sobre los actores que, a su juicio, saben cómo mejorar la educación en Chile, el estudio indica que el 49% cree que los más capacitados son “los expertos en educación que no están en el gobierno”. El 25%, en tanto, estima que son los estudiantes y más abajo, con menos del 10%, aparecen el Colegio de Profesores, el gobierno y el Congreso.

Entre los planteamientos realizados por la Confech y las asociaciones de estudiantes secundarios está el fin al lucro, establecer un sistema educativo gratuito y las demandas que apuntan a mejorar radicalmente el acceso y la calidad del sistema educacional.

El rol del Congreso

Una de las condiciones de los estudiantes para retomar una mesa de diálogo pasa porque La Moneda congele la agenda de proyectos educacionales que tiene en carpeta para contener la crisis. En la

Confech están conscientes de que un diálogo directo con el Ejecutivo les da más garantías que una negociación en el Parlamento, donde pueden ser escuchados, pero las definiciones quedarán en manos de diputados y senadores. El gobierno no accedió a la exigencia del

movimiento, dando señal de autoridad. El sondeo arroja que el 48% cree que el conflicto debe resolverse en el Congreso y el 46% en una instancia extraparlamentaria.

El Colegio de Profesores

Sus índices de apoyo son los que caen con mayor fuerza. En agosto contaba con 57% de respaldo y ahora con el 42%,

bajando 15 puntos. Las críticas al Colegio de Profesores se han extendido entre los propios estudiantes, quienes durante la marcha de la Confech del miércoles pasado pifiaron a Jaime Gajardo. Situaciones similares ocurrieron en otras protestas. El presidente del gremio ha sido un blanco de críticas por rechazar los cambios al estatuto docente que promueve el gobierno, que implica evaluar el desempeño de los profesores y remover a los directores o académicos que no cumplan con los estándares.

Desinformación

El gobierno ha entregado tres planes distintos para resolver la crisis. El último fue el 21 de agosto, cuando el Ejecutivo

redobló su oferta y la resumió en cuatro ejes: endeudamiento, desmunicipalización, fin del lucro y reforma constitucional que garantice la calidad educativa. Con el fin de sintonizar con la opinión pública, La Moneda ha puesto énfasis durante las negociación con los estudiantes en las medidas que apunten a resolver el endeudamiento y la calidad de la educación. El sondeo, sin embargo,

arroja que sólo el 46% de los consultados conoce la propuesta del gobierno y el 54% la desconoce.

D.L. y W.D.

http://diario.latercera.com/2011/09/17/01/contenido/reportajes/25-83896-9-el-termometro-de-la-crisis-educacional.shtml

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: