RSS

Para que un diálogo sea tal

09 Oct

El diálogo entre el Gobierno, los estudiantes y otros actores de la educación parece ir ganando espacio, pero dificultosamente, como con un exasperante “cuentagotas”, a veces sin mayor perspectiva de país. La Confech aceptó la instancia para ese efecto ofrecida por la autoridad, aunque no la vuelta a clases. El Gobierno anunció que espera que ésta se concrete hoy jueves y pidió dicho regreso.

El diálogo tiene ventajas y desventajas para todas las partes, pero a estas alturas parece ser la mejor vía para resolver un conflicto que se ha prolongado por demasiado tiempo. Las desconfianzas que caracterizan a nuestra sociedad han elevado los costos de este proceso, dificultando las conversaciones y extendiéndolas más allá de lo razonable, dado que en un conjunto de materias hay acercamientos importantes. Parecería creerse que éste es un “juego de suma cero”, en el que no hay ganancias para todos, sino sólo transferencias entre las partes. Es cierto que el Gobierno prometió que éste sería el año de la educación superior, y sus acciones no estaban en línea con esas declaraciones. También es evidente que el movimiento estudiantil fue comportándose de modo oportunista y, aprovechando el debilitamiento del Gobierno que mostraban diversas encuestas, aumentó sus demandas originales a temas que nada tenían que ver con la calidad e, incluso, con la gratuidad de la educación, como una nueva Constitución Política.

Por su parte, la Concertación decidió desconocer la labor realizada durante sus propios gobiernos y aceptó un cuestionamiento exagerado a su gestión en educación, reduciendo en la práctica su legitimidad en esta discusión y, de paso, haciendo difícil una deliberación sobre estos asuntos en el Congreso. Es curioso que mientras la voluntad de acuerdos y consensos ha sido muy útil en todas las demás dimensiones para arribar a convergencias, en educación esa posibilidad se haya diluido. Sin embargo, hay oportunidades de avanzar en reformas importantes que el país requiere, y para ello es preciso que las partes cedan en sus pretensiones y muestren disposición para eso, porque a pesar de que las posibilidades de diálogo han aumentado, no son definitivas.

El punto que predeciblemente tensará la mesa en sus inicios será la normalización de las actividades académicas. El ministro Bulnes sostuvo que este punto se discutirá en la primera reunión. Debe reconocerse que el Gobierno ha demostrado una voluntad real de diálogo, cuidando de no pasar por sobre la legitimidad democrática que le confiere su triunfo en las urnas hace poco más de un año y medio. En todo caso, mal habría podido acceder a la inusitada petición de la Confech de tener trato y participación privilegiada en la Ley de Presupuestos.

Por eso, cuesta entender la postura del movimiento estudiantil. En este momento parece más razonable establecer cautelas a partir del diálogo que se vaya produciendo que por la vía de imponer más costos a las instituciones y estudiantes que dice representar. También es de recordar que ahora viene la discusión presupuestaria para 2012, uno de cuyos focos va a ser educación. De hecho, la Confech quiere participar en ella y priorizar las materias ligadas al Presupuesto Nacional. Cabe suponer que será prolongada, por el impacto público que tendrá y porque delineará algunos aspectos cruciales del sistema de educación superior. Es probable, pues, que se resuelva a fines de los plazos legales, esto es, hacia el 12 de diciembre. La vuelta a clases no puede estar sujeta a los vaivenes de esta discusión, tanto menos cuanto que las instituciones de educación superior, con el visto bueno del Gobierno, han anunciado que brindarán facilidades para permitir movilizaciones.

Para que una mesa de diálogo pueda prosperar necesita tener oportunidades razonables de concretar avances, lo que supone que las partes las promuevan de buena fe con su mejor voluntad. La falta de compromiso con la vuelta a clases siembra dudas respecto del espíritu que anima a los estudiantes y, por tanto, reduce las probabilidades de éxito constructivo de estas conversaciones.

Editorial, El Mercurio

http://blogs.elmercurio.com/editorial/2011/09/29/para-que-un-dialogo-sea-tal.asp

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 9 octubre, 2011 en Editorial Prensa

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: